#LasPalabras: Adversidad (o qué hacer cuando se va la luz)

Con este post estreno mi serie de textos #LasPalabras, donde iré narrando o explicando cosas alrededor de una palabra y/o un concepto que tenga relevancia en mi vida.

[ADVERTENCIA: A partir de este texto empezaré a usar lenguaje inclusivo en todos mis posts, si no estás de acuerdo con esto, simplemente no estás de acuerdo con mi manera de entender el mundo. Discúlpenme la crudeza, pero realmente creo muchísimo en esto y me cuesta hacer concesiones, especialmente por la clase de abuso verbal que he recibido por adoptar esta posición.]

Adversidad

Lxs venezolanxs ya tenemos bastante tiempo acostumbradxs a la adversidad. Se ha vuelto parte de nuestra vida cotidiana. Y esta costumbre no debe ser confundida con conformismo, simplemente hay cuestiones que por más que queramos no podemos cambiar, incluso ejerciendo el derecho a la protesta con el cual siempre parece que sale el tiro por la culata (pero esto es ooootro tema).

Todxs tenemos distintas maneras de lidiar con ella, incluso cada quien puede hacerlo de maneras distintas en distintos momentos, según su estado de ánimo o sus circunstancias. Hoy me tocó darle una de esas probaditas, siempre inesperadas. Estaba trabajando en la mañana, muy enérgica y decididamente cuando de repente…todo se va a negro, pero esta vez pensé ¿se le puede sacar algún tipo de provecho a la adversidad? ¿o por lo menos que no se convierta en tiempo muerto?.

Prendí mi mejor vela y busqué en mi Bullet Journal todas esas cosas que tenía pendientes y podía hacer sin luz, o con una luz precaria. Les cuento todo lo que hice:

  1. Llené todos los potes de agua para guardar.
  2. Me hice una sesión de auto-retratos que necesitaba desde hace mucho (esto en exterior y con luz natural).
  3. Pasé en limpio todas las letras de las canciones del disco en el que estoy trabajando (después iré contando más sobre esto).
  4. Desengrasé la repisa al lado de la cocina y todas las cosas que estaban encima, también las reordené y ahora están mucho mejor.
  5. Mientras desengrasaba le envié una nota de voz de 27 minutos (o eso a lo que yo les llamo cadenas nacionales) a una amiga en España contándole todo lo que he pasado en la cuarentena.
  6. Limpié las ventanas de la cocina.
  7. Escuché los demos de mi disco de principio a fin imaginando posibles armonías vocales.

Adjunto imágenes de puntos 2 y 3:

IMG_3186.jpg
IMG_3229.jpg

Todas esas cosas no las hubiese hecho si hubiese tenido electricidad. Porque hay otras prioridades (y mientras aparecen nuevas prioridades muchas cosas van quedando más y más para después hasta que ni te acuerdas de ellas, ¡OJO CON ESTO!), porque me dan fastidio, porque este no es el momento, porque quiero hacerlas con tiempo, porque TWITTER, FACEBOOK, YOUTUBE, INSTAGRAM Y AHORA HIVE (jejeje). Así dejamos de hacer cosas que, aunque unas más importantes que otras (en mi caso todas eran bastante importantes y sin embargo nunca las quería hacer), también son merecedoras de nuestro tiempo y dedicación, y más importante aún, son muy gratificantes, porque esa ventana sucia ahora está limpia y puedo ver mejor hacia afuera, o ya no tengo que pensar y re-pensar mil veces en esa sesión de autoretratos que me va a servir para hacer tantas cosas importantes que se estaban retrasando por no tenerla, y así con todo.

No quiero decir que la adversidad sea algo bueno de por sí, y también estoy consciente que en muchos lugares de Venezuela es más común no tener electricidad que tenerla y obviamente esta es una situación completamente indeseable e inaceptable. Peeeeero, si ya estamos en esas y nos queda algo de energía para aprovecharla en cosas útiles ¿por qué no hacerlo?. Si vemos las adversidades como pruebas que podemos pasar, tal nivel de video juego cada vez más complejo, quizás cambiar esa manera de asumirlo nos podría ayudar en algo. Yo sé que somos seres que estamos en un estado casi de supervivencia y aunque es una mierda tener que pasar por esto, si somos lo suficientemente inteligentes solo saldremos más fuertes y más capaces de resistir y derrumbar cada obstáculo que se presente. Si viven en Venezuela piensen por un momento ¿cómo aprovecharía mi vida si todas mis condiciones fuesen óptimas teniendo el conocimiento y la capacidad de aguante que me ha dado vivir aquí?. Se darán cuenta que muchos problemas (no todos) parecerían menos graves de lo que se podría decir y que tienen muchísimas herramientas para afrontarlos. De todas maneras quiero recalcar el hecho de que nadie debería estar viviendo en estas condiciones, simplemente quiero brindar algún tipo de solución, aunque sea momentánea y efímera, a ellas.

Se me ocurrió darles una lista de ideas de cosas que se me ocurre que pueden hacer sin electricidad:

  • Si tocan algún instrumento acústico, practicar (guitarra y batería son ideales para esto).
  • Si tienen una entrada de luz natural fuerte en su casa, ubicarse cerca de ella y:
    • Leer
    • Escribir
    • Dibujar o pintar.
  • Hablar con las personas que tengan cerca, si son familiares mayores, pídanles que les cuenten historias de sus vidas, son mucho más interesantes de lo que se imaginan.
  • Si viven en una casa luminosa aprovechar para hacer todo lo que es limpieza y orden.
  • Si les gusta la fotografía, exploren sacando fotos con luz de vela o luz tenue natural, pueden tener resultados muy interesantes.
  • Siéntense y con los ojos cerrados escuchen los sonidos a su alrededor, traten de ir cada vez más lejos en distancia y tripeen lo poderoso que puede ser su sentido auditivo.
  • Maquíllense, péinense, revisen toda la ropa que tienen e inventen looks por puro ocio. Además sirve que pueden encontrar mucha ropa que no quieren usar y dársela a alguien que la necesite.
  • Si tienen agua se pueden bañar, acepta que tienes como 3 días sin bañarte.
  • Arreglen alguna cosa mecánica simple que esté dañada en la casa, que siempre hay una. Pero si de verdad saben arreglarla, sino ni lo intenten.
  • Hablen con sus mascotas.
  • Si su cocina es a gas y tienen comida suficiente como para inventar, cocinen algo rico.
  • Asómense a la ventana por puro gusto.
  • Canten, también por puro gusto y aunque crean que lo hacen mal.
  • Tómense un café pensando en el pasado.
  • Hagan su propia lista de cosas que hacer sin luz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up